Ana y su Bebé

Recuerdo como si fuera ayer el día en que Ana se puso en contacto conmigo a través de las redes sociales. Cuando me pidió que quería fotografiarse con su bebé se me puso un nudo en el estómago  ya que era la primera vez que iba a hacer algo así.

Empezamos a mantener un contacto constante lo cual hizo que empezáramos a coger confianza .
Eligiendo estilismos... Desde el primer momento sabía perfectamente dónde iba a ser la sesión .

Lo mejor fue que como habíamos hablado durante los meses previos a la sesión cuando nos vimos en persona era como si nos conociésemos de toda la vida .
Fue una experiencia inolvidable para mi, ver el amor entre una madre y su pequeña , vivir la espontaneidad de Anita y sus muecas.
Lo que me llevo de esta sesión va mucho más allá que la experiencia con niños sino una amistad con una persona que empezó siendo clienta y se convirtió en una persona muy especial.